Conservar leche vegetal

Conservar leches vegetales caseras

Cuando hacemos una bebida vegetal casera tenemos que asumir que nos va a durar mucho menos que una industrial que está esterilizadas, pasteurizada y homogeneizadas, que llevan conservantes y que a pesar de estar en un ambiente caluroso o de cambios de temperatura bruscos, puede durar cerrada en el tetrabrick incluso un par de años.

Comprar leche vegetal

No sucede así con la leche vegetal casera, por eso necesitamos saber algunos trucos que nos ayudarán a entender cómo tenemos que conservar las bebidas vegetales que hacemos nosotros mismos.

Temperatura de conservación entre 2ºC y 5ºC

La leche vegetal que elaboramos en casa no está esterilizada, pasteurizada, ni homogeneizada, es un organismo vivo en constante transformación, para que la leche nos dure unos días debemos conservar estos nutrientes vivos en frío entre 2º y 5º de temperatura en la nevera. Con altas temperaturas los microorganismos se activan y se transforman y la leche puede llegar a fermentar en cuestión de horas.

Cómo conservar la leche vegetal

A bajas temperaturas, estos organismos vivos se adormecen y no hay apenas cambios, por eso te puede durar la leche más días. Por lo tanto, el grado de temperatura es muy importante y a menos temperatura más días de conservación y al revés.

Tabla de Temperaturas de conservación de la leche vegetal

Tiempo de conservación  Temperatura
Conservación de 8 a 10 días Temperatura de conservación 0-2 ºC
Conservación de 5 a 8 días Temperatura de conservación 3-4º C
Conservación de 3 a 6 días Temperatura de conservación 5-8º C

 

Proceso de oxidación de la leche vegetal sin pasteurizar

Normalmente la temperatura de nuestras neveras está entre los 5-8º C por lo que, atendiendo a la tabla del apartado anterior nos durará entre 3 y 6 días. Si quieres que te dure más deberás bajar la temperatura. Sin embargo, existen otros factores que harán que te dure más o menos la leche vegetal:

  1. Temperatura de la nevera.
  2. Calidad de la materia prima
  3. Grado de oxidación
  4. Calidad del agua

La leche vegetal casera es una materia viva que va evolucionando a medida que pasan los días. Cómo no está pasteurizada, a medida que pasan los días se va asentando y mejorando su textura y sabor gracias a su proceso de fermentación. Así que el primer día no tendrá tanto sabor como el tercero y el 1uinto osexto ya se habrá puesto mala.

Textura y sedimentación de la leche vegetal

Al igual que las bebidas vegetales envasadas, las que son caseras también crean sedimentos, por eso en las instrucciones de los envases indican que hay que agitarla antes de tomarla. Eso no quiere decir que esté caducada ni nada de eso, es un proceso normal de este tipo de bebida. El sólido se separa del líquido y con agitarlo antes de tomarlo se soluciona. Cada alimento se comporta de manera diferente en cuanto a la sedimentación.

    • Leche de avena: La leche hecha de copos de avena se separa en dos capas. El sedimento de la avena se queda abajo y el agua sube a la parte de arriba.
    • Leche de almendra: Con la leche de almendra pasa algo parecido, sin embargo no se separa tanto como la leche de avena.
    • Leche de semillas de sésamo: Esta sufre una separación más grande que las dos anteriores y se separa más rápido cuando está en reposo.
    • Leche de coco: Con la leche de coco pasa al revés, el sedimento o capa de grasa sube y el agua se queda debajo. Esta capa de grasa es la manteca de coco. Para que se vuelva homogéneo hay que agitar con energía y si podemos calentarla.

 

Fecha de caducidad de la bebida vegetal casera

Una vez hayan pasado los días que hemos dicho que tarda en fermentar del todo la leche vegetal podremos saber si se ha puesto definitivamente mala por el sabor y el olor que desprende. El sabor de una leche pasada es picante gracias al proceso de fermentación y ya no olerá bien. La textura también puede ser un indicativo, si se vuelve viscosa es que ya se ha puesto mala.

Envasado de la leche vegetal casera

Lo ideal es conservar la bebida vegetal en un bote de cristal con tapa hermética, que no entre el oxígeno que oxida los alimentos. Yo uso botellas de cristal con tapa metálica o botes de conservas reciclados.

Envasado de la leche vegetal casera

Una de las cosas que recomiendo es que esterilices el bote o botes antes de usarlos y esto se hace hirviendo en una olla el bote y la tapa durante un par de minutos. Puedes usar un bote grande si quieres sin embargo lo óptimo es guardar la leche repartida en botes pequeños, haciendo esto mejoras:

El tiempo de conservación, ya que si lo pones en botes herméticos individuales evitarás estar sacando y metiendo el bote grande de la nevera para servirte un vasito. Si lo tienes dividido en porciones individuales el resto de botes quedan protegidos hasta su uso.

Facilítas el agitado ya que una botella grande es más difícil de agitar que una grande.

Conservación por congelación

Se puede congelar la leche vegetal casera tanto para hacer helados como para su conservación sin embargo debemos tener en cuenta que cuando descongeles esta bebida para usarla tanto para beber como para cocinar, no será igual que la recién hecha por dos motivos:

  1. El primero es que cuando la leche vegetal se congela su estructura física cambia. Una vez descongelada la textura es grumosa en la mayoría de los casos aunque ciertas como las leches vegetales de frutos secos y la horchata de chufa son las que varían menos a la hora de descongelarse y la de coco la que más.
  2. Una vez que descongeles la leche debes usarla en el momento o durante los dos días siguientes porque su caducidad es menor. Esto no es una regla general y cada leche que hagas será diferente.

¿Por qué congelar la leche vegetal?

En un mundo ideal lo mejor es tomar siempre alimentos frescos, puedes bajar la temperatura de tu nevera o poner la leche en la zona 0º, si es que tienes, de tu nevera y disfrutar por más días de una bebida fresca con una textura perfecta, sin embargo hay ciertos tipos de leche como la de coco que no se puede consumir todo el año.

¿Por qué congelar la leche vegetal?
El coco es típico del final del verano. Depende de cada región pero solo está disponible, si es un producto de cercanía, un par de meses. Cómo yo lo uso tanto para tomar como para cocinar hago 4 o 5 litro cuando está en temporada y lo congelo en porciones pequeñas para poder usarlo todo el año.

Cocinar y calentar la leche vegetal

Tanto la leche vegetal casera como la industrial se usa para cocinar, tomar con cacao caliente, con té café o hacer postres calientes. En el apartado Leche vegetal para cocinar encontrarás más información. Ya te adelanto que la casera es quizás más sensible a los cambios de temperatura pero hay poca diferencia con la industrial.

Cocinar y calentar la leche vegetal

Por ejemplo la leche vegetal de avena, chía, o semillas de lino, al calentarlas espesan porque contienen un mucílago, una especie de gel que hace que la leche se espese cuando se calienta. La leche de coco no contiene mucílago pero sí tiene grasa vegetal que al calentarla también se espesa, crea una especie de crema. Esto es ideal cuando necesitas hacer cremas para espesar como bechamel o postres caseros. Otras leches se separan, hacen grupos y otras se pegan en la sartén.

La leche vegetal casera es un alimento vivo que contiene fibra, vitaminas y minerales que si la tratamos mal a la hora de calentarla podemos matar estos nutrientes, por eso hay 4 trucos que sí puedes hacer para que esto no te pase:

  1. Ir calentando la leche a fuego lento para que no se pegue.
  2. Remover sin parar para que no sedimente.
  3. No llegar a hervir la leche para no perder sus nutrientes ni su textura.
  4. No recalentar, probablemente se pondrá mala.

Leche de avellanas
Leche de lino
leche de soja
Leche de anacardos
Leche de sesamo
Conservar leche vegetal
Leche de almendras
Leche de soja
Leche de coco
Leche vegetal
Leche de arroz
Recetas con leches vegetales