Leche de soja

Leche de soja

Las bebidas vegetales se han convertido, gracias a la gran demanda que tienen, en bebidas funcionales de calidad como sustituto a la leche de animales. Esto se debe en gran parte a la intolerancia a la proteína de la leche o a la lactosa debido al abuso que se hace del mismo. Podemos encontrar leche en alimento procesados como el jamón york, chocolates, repostería y la gran mayoría de medicamentos.

Leche de soja

Nuestros cuerpos están saturados y por eso la población está desarrollando cada vez más la alergia a la leche de vaca, la intolerancia a la lactosa. Otros motivos son la preocupación por las calorías y la prevalencia de hipercolesterolemia, una mayor preferencia a las dietas veganas ha influido en los consumidores para elegir alternativas a la leche de vaca. Las alternativas a la leche a base de plantas son una tendencia al alza, que puede servir como una alternativa económica.

¿Cuál se parece más a la leche animal? No hay ninguna igual, son alimentos completamente diferentes; sin embargo, la de soja contiene mucha proteína y un poco de calcio por lo que a nivel de nutrientes es una de las que más se parece a la leche animal.

¿Todo el mundo puede tomar bebida de soja?

De todas las bebidas vegetales la de soja es la que cuenta con más contras que pros.
Si te fijas en las dietas antiinflamatorias que se usan para combatir enfermedades autoinmunes, como la del protocolo autoinmune o en las dietas anticáncer, la soja está terminantemente prohibida y te voy a explicar porqué.

Campo de soja

Creemos que no pero consumimos mucha más soja a diario de lo que pensamos. Además de los productos de soja que ya conocemos como la leche de soja, el tofu y el tempeh, la soya se encuentra en más del 60% de los alimentos procesados. Esto quiere decir que a larga nos pasará ​​lo mismo que con la leche animal, que de tanto consumirla sin saberlo, nuestro cuerpo va a generar un rechazo.

Contiene isoflavonas que son fitoestrógenos, compuestos derivados de plantas que se encuentran en una amplia variedad de alimentos, especialmente la soja. Ofrecen muchos beneficios para la salud como un menor riesgo de osteoporosis, enfermedades cardíacas, cáncer de mama y síntomas menopáusicos, pero muchos también se consideran disruptores endocrinos, lo que indica que también tienen el potencial de causar efectos adversos para la salud como comprometer la salud reproductiva femenina.

Los fitoestrógenos pueden provocar disrupción endocrina durante el desarrollo y afectar al sistema reproductivo. Se ha demostrado que tomar alimentos con estrógenos durante momentos de la vida como la gestación o la infancia en los niños pueden provocar malformaciones en el ovario, el útero, la glándula mamaria y la próstata, pubertad temprana, fertilidad reducida, organización cerebral alterada y cánceres del tracto reproductivo [1] [2].

Las leches infantiles que contienen soja también contienen fitoestrógenos y se ha demostrado que los lactantes alimentados con este tipo de fórmulas tienen el nivel de estrógenos lo suficientemente altos como para producir muchos de los efectos fisiológicos observados en animales de investigación y adultos humanos. Además, son al menos un nivel de magnitud más alto que los reportados para otros disruptores endocrinos, incluyendo BPA y los ftalatos [1].

Los fitoestrógenos pueden interferir con el estrógeno al nacer, ya sea bloqueando la actividad del estrógeno en los hombres o activando la señalización del estrógeno en las mujeres, puede provocar una diferenciación y función inadecuadas del eje hipotalámico-pituitario-gonadal a lo largo de la vida [3].

La genisteína que contiene puede provocar un desarrollo anormal del tracto reproductor femenino y masculino. En roedores, la exposición neonatal a la genisteína altera la diferenciación ovárica, reduce la fertilidad y causa cáncer uterino más adelante en la vida.

Es la bebida vegetal que cuesta más de digerir. Se trata de un alimento crudo muy nuevo al que no estamos aún adaptados y que puede alterar la flora intestinal, sobre todo la de los más pequeños.

Hay estudios que relacionan el consumo diario de bebida de soja con cáncer de mama [4] y alteración del tiroides (hipotiroidismo, bocio) por el alto contenido en isoflavonas, sin embargo no está del todo claro que esto sea así.

Si debemos sustituir la leche de vaca que tomamos diariamente, mejor que no sea por la de soja o que sea de procedencia ecológica, sin embargo, sí la puedes usar para recetas o momentos puntuales, optando siempre por un producto ecológico y de calidad.

Beneficios de la leche de soja

Las leches vegetales se han convertido en la alternativa a la leche de vaca tanto para veganos como para intolerantes a la lactosa y proteína de leche. La mayoría de alternativas vegetales carecen de equilibrio nutricional en comparación con la leche bovina sin embargo, contienen componentes funcionalmente activos con propiedades promotoras de la salud que atraen a los consumidores conscientes de la salud y además vienen suplementadas con todos los componentes de los que carecen.

Planta de soja

Los fitoestrógenos pueden actuar como agentes anti cáncer. Se les atribuyen beneficios Algunas isoflavonas, especialmente la genisteína, se les atribuyen beneficios como la inhibición de vías importantes para el crecimiento y la proliferación celular, un efecto que afecta a múltiples sistemas de órganos. La genisteína inhibe la actividad de las proteínas tirosina quinasas (PTK) en numerosos tejidos, incluidas las células de cáncer de mama[5][6].

Las proteínas tirosina quinasas catalizan la fosforilación de sus propios residuos de tirosina y de otras proteínas, incluidos los factores de crecimiento implicados en la proliferación de células tumorales [7]. Al inhibir las PTK, la genisteína puede retrasar potencialmente la tumorigénesis, un efecto que ha permitido a muchos laboratorios explorar su potencial terapéutico para el cáncer de mama y próstata [8]

Las proteínas tirosina quinasa actúan como neuroprotector [9]. Se expresan altamente en varias regiones del cerebro, incluido el hipocampo, y la fosfororulación de las PTK es crítica para numerosas respuestas cerebrales, incluida la plasticidad sináptica, la generación de neurode y la respuesta a la lesión neuronal [10].

Puede mejorar la función cardiovascular gracias a la inhibición de la actividad de las proteínas tirosina quinasa e impedir la vascularización de los tumores [11].

Los compuestos como las isoflavonas, polifenoles que contiene la soja, actúan como antioxidantes en el cuerpo. Los fitoestrógenos pueden ser buenos antioxidantes y agentes antiinflamatorios; La genisteína y el resveratrol son particularmente potentes antiinflamatorios y antioxidantes demostrados [12] [13]. Las isoflavonas pueden reducir la inflamación, lo que puede ayudar especialmente en la prevención de afecciones crónicas como enfermedades cardíacas, cáncer y diabetes.

La leche de soja es beneficiosa para la mujer, de hecho es uno de los principales beneficios que tiene ya que gracias a su contenido de isoflavonas se pueden aumentar los niveles de estradiol o estrógeno en el cuerpo. Los suplementos de isoflavona de soja fueron efectivos para reducir la frecuencia y la gravedad de los sofocos, que son un síntoma común de la menopausia. Además la proteína de soja y los fitoestrógenos podrían ayudar a promover los ciclos menstruales regulares en las mujeres y mejorar la fertilidad.

La soja también pueden reducir el colesterol malo y controlar varios factores de riesgo de enfermedad cardíaca y mejorar los niveles de lípidos en suero. En un estudio en el British Journal of Nutrition se pudo ver que el consumo de soja fue eficaz para disminuir los niveles de colesterol LDL total y malo, junto con los triglicéridos. No solo eso, sino que también podría ayudar a aumentar los niveles de colesterol HDL «bueno», lo que ayuda a prevenir la acumulación de placa en las arterias.

¿La leche de soya es buena para bajar de peso? La leche de soya es rica en proteínas, lo que puede ayudar a promover la saciedad al reducir los niveles de grelina, la hormona del hambre, por lo que a través de la saciedad puede ayudar a perder peso.

Finalmente, solo me queda decir que a pesar de las preocupaciones sobre la relación entre el consumo de soja y el cáncer, algunos estudios han encontrado que la ingesta de soja podría ayudar a reducir el riesgo de recurrencia del cáncer de mama y al mismo tiempo aumentar las tasas de supervivencia. Incluso puede estar relacionado con un menor riesgo de otros tipos de cáncer, como el cáncer de próstata, colorrectal [14] y de pulmón [15], sin embargo también hay estudios que contradicen estas teorías como podrás ver en el siguiente apartado.

Efectos secundarios y desventajas de la leche de soja

Igual que con otros compuestos como la cafeína o el consumo de alcohol en nuestro día a día, la soja tiene muchos pros y contras asociados con su ingesta en nuestro día a día. Tú, lector, quiero que seas consciente de que la soja contiene compuestos disruptores endocrinos que puede alterar el equilibrio hormonal de tu cuerpo, generar la interrupción de algunos procesos fisiológicos controlados por hormonas, o de generar una respuesta de mayor o menor intensidad que lo habitual.

Cultivo de campo de soja contraindicaciones

Si no consumes soja normalmente puede que no pase nada, el problema es que hoy en día muchísimos productos contienen soja entre sus ingredientes. Si no sueles consumir soja, probablemente no te pase nada, sin embargo la creencia de que una dieta rica en soya aliviará todos los males puede ser peligrosa. Las mujeres que están embarazadas, amamantando o que intentan quedar embarazadas deben usar alimentos de soja con precaución y tener en cuenta que la fórmula de soja puede no ser la mejor opción para el sistema endocrino de sus bebés.

Consumimos más soja de la que pensamos en nuestro día a día. Además de los productos de soja que ya conocemos como el tempeh, tofu, soja texturizada o la leche de soja, se ha reconocido que más del 60% de los alimentos procesados contienen soja. La proteína de soja o soja texturizada, que contiene entre un 50–70% de proteína de soja, es un sustituto de la carne muy usual entre los veganos que se encuentra en los perritos calientes, hamburguesas o salchichas, mientras que el aislado de proteína de soja, que contiene 90% de proteína de soja, se usa para enriquecer las barras energéticas, bebidas deportivas, fórmulas infantiles, cereales, barritas energéticas, granola, yogures vegetales, quesos veganos, helados, queso e incluso rosquillas o donuts.

También se usa mucho, sobretodo en Estados Unidos, para suplementar los productos de los comedores escolares y para los alimentos de ayuda a las familias más necesitadas [16]. Se usa porque es una proteína vegetal que no contiene colesterol, rica en carbohidratos complejos y grasas insaturadas, alta en fibra y sin lactosa. Sin embargo, el hecho de que esté presente en más de un 60% de nuestros alimentos hace que muchos consumidores a la larga se vuelvan intolerantes.

Tan solo entre un 30 y un 50% de la población tolera bien la soja y te voy a explicar porqué. Los fitoestrógenos están compuestos de varios elementos de los cuales las isoflavonas sólo constituyen una pequeña parte. Las isoflavonas se encuentran naturalmente como glucósidos conjugados (compuesto formado por la unión química de dos o más sustancias diferentes) inactivos, que contienen restos de glucosa o carbohidratos. El glúcido del glucósido se conoce como glicona y el grupo ajeno al glúcido, aglicona o genina del glucósido. La glicona puede consistir en un solo monosacárido o varios unidos entre sí (oligosacárido). Cuando necesitan activarse, se hidrolizan generando azúcares importantes en el metabolismo de la planta. La aglicona, que es un no conjugado, es su forma bioactiva.

Los alimentos de soja fermentados, como el miso o el tempeh, a menudo contienen niveles más altos de aglicona que otros alimentos a base de soja. Una vez consumidos, se metabolizan y absorben rápidamente, van al torrente sanguíneo pero con biodisponibilidad limitada. Por ejemplo, la genisteína «libre» representa solo el 1-3% de la genisteína plasmática total. Las isoflavonas conjugadas pasan por el hígado y vuelven al intestino, donde pueden ser desconjugadas por microbios intestinales. La genisteína y la daidzeína se pueden derivar de sus glucósidos por la acción de las glucosidasas intestinales [17] pero, se necesita un tipo muy específico de microbio intestinal para convertir la daidzeína en su metabolito equol, y parece que, en el mejor de los casos, sólo entre el 30-50% de las personas son capaces de hacer esa conversión, la mayoría son vegetarianos y personas de origen asiático [18, 19].

Los fitoestrógenos pueden interferir con el estrógeno al nacer, ya sea bloqueando la actividad del estrógeno en los hombres o activando la señalización del estrógeno en las mujeres, puede provocar una función inadecuadas del eje hipotalámico-pituitario-gonadal a lo largo de la vida.

Efectos secundarios de la leche de soja en los estrógenos

La exposición a fitoestrógenos y EDC es crítica en la época que comprende desde la gestación hasta la pubertad es crítica ya que puede interferir en la formación de las hormonas.

– El consumo de niveles altos de isoflavona puede afectar negativamente la salud reproductiva femenina. Existe un un informe de caso clínico de 2008 [20] en el que se trató a tres mujeres de entre 35 y 56 años que sufrían sangrado del útero anormal, dismenorrea y endometriosis. Los síntomas de las tres mejoraron después de reducir o eliminar la ingesta de soja. Se puede concluir que tomar más de 40 gramos de isoflavonas por día puede ser contraproducente pero no está del todo claro aunque el consumo está aumentando tan rápidamente, y consumimos muchos productos ahora contienen soja, junto con sus isoflavonas y otros fitoestrógenos que lo más probable es que sí que afecte.

En estudios con roedores, la exposición del feto a la genisteína altera el recuento ovárico y alteraciones en la apertura de la vagina provocando una reducción de la fertilidad y puede causar cáncer uterino más adelante en la vida.

– Consumir alimentos disruptores endocrinos durante el embarazo y la niñez afectan al aparato reproductor de los niños y púberes. Es decir, que el consumo de alimentos que alteran los estrógenos como la soja, durante épocas del desarrollo como la gestación la infancia produce malformaciones en el ovario, el útero, la glándula mamaria y la próstata, pubertad temprana, fertilidad reducida, organización cerebral alterada y cánceres del tracto reproductivo [ 21 , 22 , 23 , 24]

Los fitoestrógenos como las isoflavonas de la soja encajan con la definición de disruptor endocrino ya que son compuestos que alteran la estructura o funciones del sistema endocrino y causan efectos adversos. Puede producir interrupción de lactancia, adelantar la pubertad, provocar infertilidad, más abajo te lo explico mejor [ 25 , 26 ].

– El consumo de niveles altos de isoflavona puede afectar negativamente la salud reproductiva masculina. Se calcula, que sólo en Alemania, más del 10% de los hombres en edad de reproducción tienen un recuento de espermatozoides que está dentro del rango infértil y hasta el 30% están en el rango subfértil [27].

Existe otro estudio que demostró que los bebés varones nacidos de madres vegetarianas tienen más posibilidades de nacer con malformaciones de los genitales externos [28], lo que nos lleva a pensar que probablemente los fitoestrógenos, atraviesan la placenta y causan efecto perjudicial en el desarrollo del sistema reproductor masculino. Las causas de estas malformaciones y problemas en el aparato reproductor son probablemente por más de un motivo, pero la rapidez del aumento de los trastornos reproductivos y conductuales sugiere que se debe a un componente ambiental disruptor endocrino.

– Las fórmulas de leches para bebés que contienen soja afectan a la salud reproductiva de los niños. Los lactantes que consumen leches formuladas con componentes de soja tienen en su sangre concentraciones de fitoestrógenos de aproximadamente 1000 ng / ml, 13,000–22,000 veces más altas que sus propios niveles de estrógenos endógenos, 50–100 veces más altas que las concentraciones de estradiol en mujeres embarazadas y 3000 veces más altas que las concentraciones de estradiol en la ovulación [ 29 , 30, 31 ]. Los niveles de fitoestrógenos que se describen el los estudios son lo suficientemente altos como para producir muchos de los efectos fisiológicos que se nombran. Además, son al menos un nivel de magnitud más alto que los reportados para otros disruptores endocrinos, incluyendo BPA y los ftalatos [32] y esto es preocupante.

Existe un estudio realizado con bebés niñas, lactando con fórmula infantil a base de soja que concluye que estas fórmulas alteran los estrógenos de la vagina, lo que sugiere actividad estrogénica de la fórmula infantil de soja [33] y está totalmente demostrado que los disruptores endocrinos pueden producir alteraciones endocrinas tanto a los bebés o niños como a los fetos en desarrollo aunque los efectos nos sean evidentes al nacer.

Conocemos un caso, el del dietilestilbestrol (DES), un estrógeno sintético recetado a más de 10 millones de mujeres entre 1938 y 1971 [34,35], que inicialmente se creyó que podía reducir el aborto espontáneo y se hizo tan famosos que al final se recetaba a todas las mujeres embarazadas por sistema [36, 37, 38]. Los niños y niñas nacidos de esas mujeres que tomaron dietilestilbestrol posteriormente desarrollaron problemas de salud reproductiva cuando fueron adultos como por ejemplo carcioma vaginal [ 39 , 40 ], displasia vaginal, adenosis vaginal y / o cervical, malformaciones del útero, cuello uterino y vagina, mayor riesgo de cáncer testicular, recuento de espermatozoides más bajo, testículos no descendidos, infertilidad, aborto espontáneo tardío, parto prematuro y otras complicaciones del embarazo [34 , 37 , 38].

También se usó en otros productos como lociones, champú y potenciadores del crecimiento para pollos y ganado y millones de personas lo consumieron pero en una dosis menos elevada, es por eso que hay que tener muy en cuenta de cuán importante predecir las posibles consecuencias de la exposición humana al sistema endocrino disruptores, como los fitoestrógenos.

– La soja provoca cáncer de mama ¿sí o no? No hay una respuesta clara, dependiendo del ensayo utilizado, los niveles de estrógenos endógenos presentes, la etapa de la vida y el tipo de tumor, la genisteína puede actuar tanto como agente proliferativo como antiproliferativo [ 41 , 42 ]. En estudios in vitro, la genisteína, puede inhibir la proliferación de células de cáncer de mama a dosis altas, sin embargo, paradójicamente, promueve el crecimiento tumoral con dosis más bajas [ 43 , 44 ].
Los moduladores selectivos de los receptores de estrógenos que se usan para la terapia del cáncer de mama pueden tener efectos mixtos dependiendo de la dosis y el tipo de tejido [45]. Hay muchos estudios enfocados a despejar esta incógnita sin embargo los resultados han cambiado dependiendo de la región y la población. Por ejemplo un estudio a mujeres con y sin cáncer de mama, que comparaba los niveles en plasma de las isoflavonas, vió que la mujeres que tenían altos los niveles en plasma de genisteína obtuvieron una reducción del 32% en padecer riesgo de cáncer de mama [46]. Sin embargo, en la mayor parte de estudios que se observan no se ha podido demostrar que tenga los beneficios de los que he hablado anteriormente de hecho se contradicen los unos a los otros Existen estudios que demuestran que las mujeres asiáticas que tan solo 10 mg de soja por día fueron suficientes para disminuir el riesgo de cáncer de seno en un 12% sin embargo en mujeres caucásicas no [47] y estudios que, paradójicamente, encontraron un efecto de protección en mujeres caucásicas premenopáusicas, pero no en mujeres asiáticas [48].

Leche de almendras
Leche de coco
Leche de arroz
leche de soja
Leche de anacardos
Leche de sesamo
Leche de avellanas
Leche de lino
Leche vegetal
Comprar leche vegetal
Recetas con leches vegetales
Conservar leche vegetal

Cómo hacer leche de soja casera

Si vas a hacer leche de soja en tu casa asegúrate de que sea un producto orgánico, que no sea transgénico y que no contenga más ingredientes que las propias habas de soja blancas.

Habas de soja

El 90% de la soja que hay en el mercado es transgénica, se deforestan miles de hectáreas para plantar este tipo de soja y además es altamente perjudicial para la salud. Si es transgénica, tiene que aparecer en la etiqueta “Este producto contiene OMG (organismos modificados genéticamente)” o directamente los nombre de los organismos.

Hay varios formatos que se pueden usar para hacer la leche de soja. Podemos usar el granos o semilla entera, la soja molida gruesa, soja texturizada o precocinada o soja en copos. Lo bueno que tiene la soja texturizada y la soja molida que se encuentra en el mercado no hace falta remojarla ni hervirla en el proceso de elaboración porque ya viene cocinada.

Ingredientes para hacer leche de soja casera

  • 100 gr de habas de soja amarilla secas.
  • 1 litro de agua.
  • Batidora de vaso.
  • Colador o paño de tela de algodón.
  • Olla.

Pasos para hacer leche de soja casera

– La noche anterior ponemos en remojo las habas de soja en un bol hasta cubrir, mínimo 8 horas y hasta 12 horas estará bien. Al día siguiente las escurrimos y quitamos con las manos frotando la piel de los granos de soja y a continuación la aclaramos bien.

– Añade la soja a la batidora de vaso y añade la mitad del agua, a temperatura ambiente. Batimos muy bien, durante 2 o 3 minutos, hasta obtener una mezcla sin grumos

– La ponemos a hervir en una olla junto con el resto de agua, cocinamos a fuego bajo durante 20 minutos, y vamos retirando la espuma que irá soltando por la superficie. El proceso de ebullición la hace más digerible y mejora su sabor.

– La dejamos enfriar y reposar unos 20 o 30 minutos hasta y la colamos con el colador o un paño muy fino.

Guarda la pulpa que te ha sobrado porque la puedes usar para hacer recetas como albóndigas veganas, hamburguesas e incluso boloñesas veganas. para saber más visita nuestro apartado Recetas con la pulpa sobrante de haber hecho leche vegetal de soja.

Debo decir que a esta leche le puedes añadir endulzante como dátiles, le puedes añadir cáscara de naranja, vainilla o quizás cacao para hacerte un Sojacao. Las opciones son múltiples. También te recomiendo que no la consumas cada día ya que este tipo de leche tiene muchos beneficios pero también algunas contraindicaciones.

Cómo hacer leche de soja casera manualmentee

Video receta de leche de soja casera manual

Cómo hacer leche de soja casera a máquina

Video receta de leche de soja casera a máquina con Chufamix @

Cómo conservar la leche de soja

Una vez se haya enfriado la podemos guardar en la nevera y durará entre 3 y 6 días, dependiendo del producto. También se puede congelar para usarla más adelante para hacer salsas y recetas, no para beberla porque no queda como recién hecha.

Enlaces a estudios

[1] Crain DA, Janssen SJ, Edwards TM, Heindel J, Ho SM, Hunt P, Iguchi T, Juul A,
McLachlan JA, Schwartz J, Skakkebaek N, Soto AM, Swan S, Walker C, Woodruff TK,
Woodruff TJ, Giudice LC, Guillette LJ Jr. Female reproductive disorders: the
roles of endocrine-disrupting compounds and developmental timing. Fertil Steril.
2008 Oct;90(4):911-40. doi: 10.1016/j.fertnstert.2008.08.067. Review. PubMed
PMID: 18929049; PubMed Central PMCID: PMC4086418.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4086418/

[2] Simerly RB. Wired for reproduction: organization and development of sexually
dimorphic circuits in the mammalian forebrain. Annu Rev Neurosci. 2002;25:507-36.
Epub 2002 Mar 27. Review. PubMed PMID: 12052919.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12052919

[3] Simerly RB. Wired for reproduction: organization and development of sexually
dimorphic circuits in the mammalian forebrain. Annu Rev Neurosci. 2002;25:507-36.
Epub 2002 Mar 27. Review. PubMed PMID: 12052919.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12052919

[4] Taylor CK, Levy RM, Elliott JC, Burnett BP. The effect of genistein aglycone
on cancer and cancer risk: a review of in vitro, preclinical, and clinical
studies. Nutr Rev. 2009 Jul;67(7):398-415. doi: 10.1111/j.1753-4887.2009.00213.x.
Review. PubMed PMID: 19566600.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19566600/

[5] Piontek M, Hengels KJ, Porschen R, Strohmeyer G. Antiproliferative effect of
tyrosine kinase inhibitors in epidermal growth factor-stimulated growth of human
gastric cancer cells. Anticancer Res. 1993 Nov-Dec;13(6A):2119-23. PubMed PMID:
8297123.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8297123

[6] Boutin JA. Tyrosine protein kinase inhibition and cancer. Int J Biochem. 1994
Oct-Nov;26(10-11):1203-26. Review. PubMed PMID: 7851627.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7851627

[7] Lurje G, Lenz HJ. EGFR signaling and drug discovery. Oncology.
2009;77(6):400-10. doi: 10.1159/000279388. Epub 2010 Feb 2. Review. PubMed PMID:
20130423.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20130423

[8] Agarwal R. Cell signaling and regulators of cell cycle as molecular targets
for prostate cancer prevention by dietary agents. Biochem Pharmacol. 2000 Oct
15;60(8):1051-9. Review. PubMed PMID: 11007941.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11007941

[9] Linford NJ, Dorsa DM. 17beta-Estradiol and the phytoestrogen genistein
attenuate neuronal apoptosis induced by the endoplasmic reticulum calcium-ATPase
inhibitor thapsigargin. Steroids. 2002 Dec;67(13-14):1029-40. PubMed PMID:
12441188.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12441188

[10] Lee YB, Lee HJ, Sohn HS. Soy isoflavones and cognitive function. J Nutr
Biochem. 2005 Nov;16(11):641-9. Epub 2005 Aug 10. Review. PubMed PMID: 16169201.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16169201

[11] Park D, Huang T, Frishman WH. Phytoestrogens as cardioprotective agents.
Cardiol Rev. 2005 Jan-Feb;13(1):13-7. Review. PubMed PMID: 15596022.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15596022

[12] Robb EL, Page MM, Wiens BE, Stuart JA. Molecular mechanisms of oxidative
stress resistance induced by resveratrol: Specific and progressive induction of
MnSOD. Biochem Biophys Res Commun. 2008 Mar 7;367(2):406-12. doi:
10.1016/j.bbrc.2007.12.138. Epub 2007 Dec 31. PubMed PMID: 18167310.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18167310

[13] Ruiz-Larrea MB, Mohan AR, Paganga G, Miller NJ, Bolwell GP, Rice-Evans CA.
Antioxidant activity of phytoestrogenic isoflavones. Free Radic Res. 1997
Jan;26(1):63-70. PubMed PMID: 9018473.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9018473

[14] Yu Y, Jing X, Li H, Zhao X, Wang D. Soy isoflavone consumption and colorectal cancer risk: a systematic review and meta-analysis. Sci Rep. 2016 May 12;6:25939. doi: 10.1038/srep25939. PMID: 27170217; PMCID: PMC4864327.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4864327/

[15] Wu SH, Liu Z. Soy food consumption and lung cancer risk: a meta-analysis using
a common measure across studies. Nutr Cancer. 2013;65(5):625-32. doi:
10.1080/01635581.2013.795983. PubMed PMID: 23859029; PubMed Central PMCID:
PMC3858084.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3858084/

[16] Senti, F. R. Soy protein foods in U.S. assistance programs. Journal of the American Oil Chemists’ Society. J Am Oil Chem Soc. 51. 1Part2. 0003-021X.
https://aocs.onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1007/BF02542114

[17] Axelson M, Sjövall J, Gustafsson BE, Setchell KD. Soya–a dietary source of
the non-steroidal oestrogen equol in man and animals. J Endocrinol. 1984
Jul;102(1):49-56. PubMed PMID: 6539804.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/6539804

[18] Setchell KD, Brown NM, Desai PB, Zimmer-Nechimias L, Wolfe B, Jakate AS,
Creutzinger V, Heubi JE. Bioavailability, disposition, and dose-response effects
of soy isoflavones when consumed by healthy women at physiologically typical
dietary intakes. J Nutr. 2003 Apr;133(4):1027-35. PubMed PMID: 12672914.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12672914

[19] Lampe JW, Karr SC, Hutchins AM, Slavin JL. Urinary equol excretion with a soy
challenge: influence of habitual diet. Proc Soc Exp Biol Med. 1998
Mar;217(3):335-9. PubMed PMID: 9492344.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9492344

[20] Chandrareddy A, Muneyyirci-Delale O, McFarlane SI, Murad OM. Adverse effects
of phytoestrogens on reproductive health: a report of three cases. Complement
Ther Clin Pract. 2008 May;14(2):132-5. doi: 10.1016/j.ctcp.2008.01.002. Epub 2008
Mar 7. PubMed PMID: 18396257.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18396257

[21] Newbold RR. Prenatal exposure to diethylstilbestrol (DES). Fertil Steril. 2008
Feb;89(2 Suppl):e55-6. doi: 10.1016/j.fertnstert.2008.01.062. Review. PubMed
PMID: 18308064.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18308064

[22] Gorski RA. Modification of ovulatory mechanisms by postnatal administration of
estrogen to the rat. Am J Physiol. 1963 Nov;205(5):842-4. PubMed PMID: 5896305.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/5896305

[23] Gorski RA. Sexual dimorphisms of the brain. J Anim Sci. 1985;61 Suppl 3:38-61.
Review. PubMed PMID: 3908433.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/3908433

[24] Lindzey J, Korach KS. Developmental and physiological effects of estrogen
receptor gene disruption in mice. Trends Endocrinol Metab. 1997
May-Jun;8(4):137-45. PubMed PMID: 18406799.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18406799

[25] ENNETTS HW, UNDERWOOD EJ. The oestrogenic effects of subterranean clover
(trifolium subterraneum); uterine maintenance in the ovariectomised ewe on clover
grazing. Aust J Exp Biol Med Sci. 1951 Jul;29(4):249-53. PubMed PMID: 14886261.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14886261

[26] Bennetts HW, Underwood EJ, Shier FL. A specific breeding problem of sheep on
subterranean clover pastures in Western Australia. Aust Vet J. 1946
Feb;22(1):2-12. PubMed PMID: 21028682.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21028682

[27] Joensen UN, Jørgensen N, Rajpert-De Meyts E, Skakkebaek NE. Testicular
dysgenesis syndrome and Leydig cell function. Basic Clin Pharmacol Toxicol. 2008
Feb;102(2):155-61. doi: 10.1111/j.1742-7843.2007.00197.x. Review. PubMed PMID:
18226069.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18226069

[28] North K, Golding J. A maternal vegetarian diet in pregnancy is associated with
hypospadias. The ALSPAC Study Team. Avon Longitudinal Study of Pregnancy and
Childhood. BJU Int. 2000 Jan;85(1):107-13. PubMed PMID: 10619956.
https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1046/j.1464-410x.2000.00436.x

[29] Setchell KD, Zimmer-Nechemias L, Cai J, Heubi JE. Isoflavone content of infant
formulas and the metabolic fate of these phytoestrogens in early life. Am J Clin
Nutr. 1998 Dec;68(6 Suppl):1453S-1461S. doi: 10.1093/ajcn/68.6.1453S. Review.
PubMed PMID: 9848516.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9848516

[30] Badger TM, Ronis MJ, Hakkak R, Rowlands JC, Korourian S. The health
consequences of early soy consumption. J Nutr. 2002 Mar;132(3):559S-565S. Review.
PubMed PMID: 11880593.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11880593

[31] Winter JS, Hughes IA, Reyes FI, Faiman C. Pituitary-gonadal relations in
infancy: 2. Patterns of serum gonadal steroid concentrations in man from birth to
two years of age. J Clin Endocrinol Metab. 1976 Apr;42(4):679-86. PubMed PMID:
1262442.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/1262442

[32] Crain DA, Janssen SJ, Edwards TM, Heindel J, Ho SM, Hunt P, Iguchi T, Juul A,
McLachlan JA, Schwartz J, Skakkebaek N, Soto AM, Swan S, Walker C, Woodruff TK,
Woodruff TJ, Giudice LC, Guillette LJ Jr. Female reproductive disorders: the
roles of endocrine-disrupting compounds and developmental timing. Fertil Steril.
2008 Oct;90(4):911-40. doi: 10.1016/j.fertnstert.2008.08.067. Review. PubMed
PMID: 18929049; PubMed Central PMCID: PMC4086418.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6670827/

[33] Bernbaum JC, Umbach DM, Ragan NB, Ballard JL, Archer JI, Schmidt-Davis H,
Rogan WJ. Pilot studies of estrogen-related physical findings in infants. Environ
Health Perspect. 2008 Mar;116(3):416-20. doi: 10.1289/ehp.10409. PubMed PMID:
18335112; PubMed Central PMCID: PMC2265048.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2265048/

[34] Newbold RR. Prenatal exposure to diethylstilbestrol (DES). Fertil Steril. 2008
Feb;89(2 Suppl):e55-6. doi: 10.1016/j.fertnstert.2008.01.062. Review. PubMed
PMID: 18308064.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18308064

[35] Giusti RM, Iwamoto K, Hatch EE. Diethylstilbestrol revisited: a review of the
long-term health effects. Ann Intern Med. 1995 May 15;122(10):778-88. Review.
PubMed PMID: 7717601.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7717601

[36] SMITH OW. Diethylstilbestrol in the prevention and treatment of complications
of pregnancy. Am J Obstet Gynecol. 1948 Nov;56(5):821-34. PubMed PMID: 18888213.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18888213

[37] Rubin MM. Antenatal exposure to DES: lessons learned…future concerns. Obstet
Gynecol Surv. 2007 Aug;62(8):548-55. Review. PubMed PMID: 17634156.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17634156

[38] Palmlund, I. Exposure to a xenoestrogen before birth: the diethylstilbestrol experience. Pages 71-84 | Received 22 Jan 1996, Accepted 29 Jan 1996, Published online: 07 Jul 2009.
https://doi.org/10.3109/01674829609025667

[39] Herbst AL, Green TH Jr, Ulfelder H. Primary carcinoma of the vagina. An
analysis of 68 cases. Am J Obstet Gynecol. 1970 Jan 15;106(2):210-8. PubMed PMID:
5410047.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/5410047

[40] Herbst AL, Ulfelder H, Poskanzer DC. Adenocarcinoma of the vagina. Association
of maternal stilbestrol therapy with tumor appearance in young women. N Engl J
Med. 1971 Apr 15;284(15):878-81. PubMed PMID: 5549830.
https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJM197104222841604

[41] Taylor CK, Levy RM, Elliott JC, Burnett BP. The effect of genistein aglycone
on cancer and cancer risk: a review of in vitro, preclinical, and clinical
studies. Nutr Rev. 2009 Jul;67(7):398-415. doi: 10.1111/j.1753-4887.2009.00213.x.
Review. PubMed PMID: 19566600.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19566600

[42] Bouker KB, Hilakivi-Clarke L. Genistein: does it prevent or promote breast
cancer? Environ Health Perspect. 2000 Aug;108(8):701-8. Review. PubMed PMID:
10964789; PubMed Central PMCID: PMC1638285.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1638285/

[43] Messina M, Nagata C, Wu AH. Estimated Asian adult soy protein and isoflavone
intakes. Nutr Cancer. 2006;55(1):1-12. Review. PubMed PMID: 16965235.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16965235

[44] Wang TT, Sathyamoorthy N, Phang JM. Molecular effects of genistein on estrogen
receptor mediated pathways. Carcinogenesis. 1996 Feb;17(2):271-5. PubMed PMID:
8625449.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8625449

[45] Oseni T, Patel R, Pyle J, Jordan VC. Selective estrogen receptor modulators
and phytoestrogens. Planta Med. 2008 Oct;74(13):1656-65. doi:
10.1055/s-0028-1088304. Epub 2008 Oct 8. Review. PubMed PMID: 18843590; PubMed
Central PMCID: PMC2587438.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2587438/

[46] Verheus M, van Gils CH, Keinan-Boker L, Grace PB, Bingham SA, Peeters PH.
Plasma phytoestrogens and subsequent breast cancer risk. J Clin Oncol. 2007 Feb
20;25(6):648-55. Epub 2007 Jan 2. PubMed PMID: 17200150.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17200150

[47] Wu AH, Yu MC, Tseng CC, Pike MC. Epidemiology of soy exposures and breast
cancer risk. Br J Cancer. 2008 Jan 15;98(1):9-14. doi: 10.1038/sj.bjc.6604145.
Epub 2008 Jan 8. Review. PubMed PMID: 18182974; PubMed Central PMCID: PMC2359677.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2359677/

[48] Trock BJ, Hilakivi-Clarke L, Clarke R. Meta-analysis of soy intake and breast
cancer risk. J Natl Cancer Inst. 2006 Apr 5;98(7):459-71. PubMed PMID: 16595782.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16595782